29.11.01

Mórula, blástula, gástrula

Y animula vagula blandula y también klaatu barada nikto. Vamos a entonar palabrejas raras, que parece que está de moda.
No son tan raras; tras leer el artículo de los de Advanced Cell Technology, los que, según los titulares de prensa, han llevado a cabo una "clonación humana", y los comentarios aparecidos en las secciones de Sociedad de las ediciones digitales de los periódicos, y para rematar, la sección de noticias de Science y sobre todo Nature, el resumen es: Psché.

Hombre, intentarlo sí lo han intentado, implantando núcleos de dos tipos de células diferenciadas en oocitos anucleados humanos. Pa entendernos: sustituyendo el núcleo original de una célula huevo humana por el núcleo de una célula ya diferenciada, ya "comprometida" para ser célula de piel, o de ovario (los dos tipos que han usado). ¿Y esto para qué? La teoría, que más o menos funciona en experimentos con otros mamíferos, es que el oocito se "activará" y empezará a dividirse tal cual si hubiera sido fecundado por un espermatozoide (no lo ha sido; sólo intentan engañarle para que se lo crea). Tras cierto número de divisiones, se alcanzará un estado en que el embrión (no tengo muy claro que sea un embrión, pero bueno) estará formado por unas 100 células en forma de esfera hueca llena de fluido: una blástula. Las células que forman la blástula se denominan blastocistos. Para que luego digan que no hay quien entienda la ciencia: blástula, blastocistos. Fácil.
¿Y por qué tanto empeño en tener blastocistos? Porque esas células serán copias genéticas (clones) de las células del núcleo donante, por un lado. Y por otro lado, porque esas células pueden diferenciarse en (teóricamente) cualquier tipo de célula del cuerpo humano. ¿Se va viendo la idea? Células de médula ósea, de páncreas, hígado, piel, riñón... En teoría, esas células nos permitirían realizar transplantes sin tener que preocuparse por rechazo, y con el material más compatible que puede haber para un paciente: el propio paciente. Esto es lo que se llama clonación terapéutica y es distinta de la clonación reproductiva, salvo por el hecho de que en ambos casos están implicados clones.
Así que los chicos de ACT están interesados en obtener blastocistos para clonación terapéutica en humanos. No clonación reproductiva. Hoy por hoy eso lo propone no sé qué doctor y el líder de no sé qué secta, y aún no tengo claro para qué, pero bueno...

Segunda parte: ¿han conseguido los chicos de ACT los deseados blastocistos? Ni de lejos. Una vez introducidos los núcleos donantes en los oocitos, un número muy pequeño empezó a dividirse. El resto se quedó tal cual. De los que empezaron a dividirse, sólo uno o dos alcanzaron el estadio de seis (6) células. Y ahí quedó la cosa, muy lejos aún de la deseada blástula de 100 células. Básicamente, los chicos de ACT no han tenido éxito. Sus células ni siquiera han activado expresión de genes, lo que se considera un indicio serio de que las divisiones que tienen lugar van a dar lugar a verdaderas células totipotentes (diferenciables en cualquier tipo de tejido). Pero es un laboratorio privado, así que las reglas que se aplican a la investigación pública cambian un poco: necesitan publicidad. El artículo publicado en Scientific American viene a decir "lo intentamos, no lo conseguimos, al menos empezaron a dividirse, puede que vayamos por buen camino, dadnos dineritos". Y eso sí, varias secciones excelentes dedicadas a la ética del asunto y a las razones de intentar este experimento.

Hay muchísimas dificultades para alcanzar una técnica viable de clonación terapéutica, muchísimas. Los mecanismos que podrían permitir a un oocito "reprogramarse" al recibir un núcleo maduro son complicadísimos y no parecen actuar de la misma manera en todos los mamíferos. Experimentos que tienen éxito en células de ratón fallan estrepitosamente en células humanas.
Por otro lado, hay varias maneras de abordar el problema: se pueden usar células embriónicas a las que se les cambia la "receta" para obtener el tipo de células que queremos, o bien se pueden "revertir" células maduras a estado embrionario, en el que recuperan su habilidad de convertirse a cualquier otro tipo de célula. Ambas técnicas tienen sus puntos a favor y en contra, y hoy por hoy todavía se está intentando averiguar cuál puede dar mejores garantías de éxito. Y por supuesto, es absolutamente imprescindible una legislación al respecto. Si no es mucho pedir, una legislación basada en la mejor información de que se disponga, y no en cuentos de miedo sacados de Orwell y Huxley.

Scientific American tiene edición española: Investigación y Ciencia.
La sección de ciencia de El País suele ser rigurosa y clara.

No me creáis a mí: miradlo vosotros mismos.
Tengo tanto sueño que no sé qué hacer con él. ¿Alguien quiere?

26.11.01

El follón de los clones humanos

Parece que se ha organizado una buena con esto de la famosa clonación humana, y yo en Babia. Bueno, el artículo en cuestión está disponible en la página web de Scientific American. Está en inglés, pero nadie es perfecto, y realmente merece la pena leerlo, siquiera sea por el pequeño y trivial detalle de informarse un poco acerca de un tema como este antes de lanzarse a amenazar con el fuego del infierno o echar las campanas al vuelo, según gustos. Por curiosidad, me he dado un garbeo por el foro de El País a ver qué comentaba la gente, y la gente no comentaba nada de provecho. La verdad es que la impresión era más bien de histeria, tanto por parte de los pro como de los contra como de los del justo medio (también había un hincha del Real Madrid y un informático buscando trabajo; Internet es así a veces: rarita).
Bueno, todos tranquilitos; precisamente porque el asunto de la clonación es importante, merece la pena abordarlo con la cabeza fría y tanta información como sea posible. Voy a leerme el artículo, que es enjundioso.
Espectros

Lo vi ayer. Estaba lloviendo a cántaros, y de repente, tras una pausa (como quien dice para tomar aliento), se despejaron las nubes, empezó a asomar luz de día, y de golpe y porrazo, zas, aguacero luminoso. Esto es receta segura de arcoiris en Oregon, así que me asomé a ver.
No había uno, sino dos. La luz llegaba refilada, deslizándose por debajo de un capelo de nubes que cubría la coronilla del cielo y dejaba azul el horizonte, y justo en el borde entre nube y cielo, en lugar de un fleco de algodón gris que era lo que tocaba, había un arcoiris prieto y colorín. Y exactamente a 8 grados de distancia, matizado contra el fondo plomizo de las nubes, otro.
No, no me dediqué a medir la distancia entre los dos arcos concéntricos. Es que he estado leyendo un poco sobre el doble arcoiris. Además, es la excusa perfecta para releer "Destejiendo el arcoiris" de Dawkins. Y enterarse de montones de cosas fabulosas sobre los arcoiris.
Ayer estuve en el centro de dos círculos inmensos, concéntricos, hechos de luz destejida. Dondequiera que estuviera yo, el centro se movía conmigo. Y los arcoiris también. Mi vecino Pablo, que estaba viendo los arcoiris conmigo, se encontraba a la vez a mi lado y dentro de su propio anillo doble de arcoiris. Sólo veíamos los arcos porque el horizonte, la Tierra, se interponía. Y aunque podría parecer que ambos veíamos el mismo arcoiris, cada uno tenía el suyo particular. Cada arcoiris es único para el observador. Míralo desde un coche en marcha y lo que verás son infinitos arcoiris, en secuencia. Da un paso a un lado: ya no es el mismo arcoiris. Pero sigue siendo tuyo: nadie más está viendo ese arcoiris en todo el planeta, porque nadie más está exactamente donde tú estás en ese momento.
¿Newton mató la poesía del arcoiris? ¡Ja! Chúpate esa, Keats.

21.11.01

En todas partes cuecen habas

Menos aquí, apartentemente, porque las habas, aunque asequibles, no están tan a mano en los supermercados como en España. Y desde luego no he visto por ninguna parte habas cocidas (con lo ricas que están con jamón. O cruditas, en ensalada). Pero el fondo del dicho sí que se aplica en este caso: mañana es fiesta y eso quiere decir que todos se van temprano. "Temprano", en un país donde se cena a las seis, es irse a las cuatro. Desde hace hora y media el edificio está prácticamente desierto, salvo por un goteo lento de la gente que se pira con más o menos descaro. Lo cual no me molesta; lo que me molesta son las miraditas de satisfacción perversa que nos lanzan a los pringadillos que todavía estamos aquí.
Pero me vengaré: de aquí a media hora yo también me piro, hale. Chincha. Probablemente sólo podré dedicar miraditas de satisfacción perversa a las fotos de las paredes, porque no quedará nadie más, pero tijuroquemivoy. Nada, decidido: cogeré la piragua y me iré a casita por la ruta corta, la de las cascadas y los rápidos. ¿He mencionado que no ha parado de llover desde el viernes pasado? Las Leónidas, a hacer gárgaras. Literalmente.
Por razones de Thanksgiving...

... y las prisas de condensar cinco días de trabajo en una semana de tres días, el Blogger está algo mudito el pobre. No por falta de ganas ni de material. Botón de muestra: es costumbre aquí que el Presidente de turno, en este caso Bush Junior, alias "W" o "Dubya", indulte a un pavo, que no sufrirá la suerte de otros millones de congéneres que van a nutrir los estómagos de todo el país mañana por la tarde. Así que, en sencilla pero emotiva ceremonia, Bush presentó en sociedad a la afortunada gallinácea, que agradeció su indulto así.

A veces merece la pena leer el periódico.

15.11.01

Ellos se lo pierden

Ayer fui a donar sangre, que tocaba la visita trimestral de los vampiros, y me econtré con que no podía. La razón son las nuevas reglas de la FDA: si has vivido más de seis meses desde 1980 en una lista de países larga como la lista de asignaturas que suspendió Bush Junior, y que incluye toda Europa, Australasia, la Antártida, y parte de las Pléyades, no puedes donar sangre por motivos de vacas locas. Dado que antes tampoco podías donar si habías pasado más de diez minutos en cualquier punto de Sudamérica, África, la Atlántida, o los archipiélagos de los Mares del Sur, me parece que a partir de ahora ya sólo va a poder donar sangre Billy Joe y su familia, esos que viven en la cabaña perdida en los bosques de Idaho y tienen apasionados idilios con osos grizzly.
Pues vale, ellos se lo pierden: como que echaré de menos que me conecten un oleoducto al brazo y me pongan una venda violeta... Pues que se chinchen. Hale.
¡Nuevo deporte!

Ya puestos a inventar... Como aquí nacen nuevos deportes cada media hora, creo que me voy a apuntar a rueda. Se me ha ocurrido esta mañana: ¡leafskiing! ¿A que mola el nombre?
La cosa es así: es otoño en Corvallis, ergo, caen las hojas. Muchas hojas. Hasta la rodilla de hojas. Una enormidad de hojas. Los vecinos, que son gente cívica, las rastrillan diligentemente cada diez minutos, pero es que aquí hay muuuuuchas hojas, en serio. Así que nunca falta decoración otoñal en el suelo, de colores muy bonitos.
El problema es que... es otoño en Corvallis, ergo bis, llueve. Llueve mucho. Hasta la rodilla en agua que rebosa de los imbornales. Una enormidad de agua. Los vecinos, por muy cívicos que sean, no pueden hacer gran cosa al respecto, así que nunca faltan charcos de óxido de dihidrógeno en el suelo, de propiedades muy bonitas.
Ahora, combinemos ambos factores: suelo cubierto de hojas empapadas por la lluvia. Añadamos las pisadas triturantes de 15000 estudiantes, algunos de tonelaje respetable. El resultado es que gran parte de las aceras están cubiertas de un puré de hojas con la extraordinaria propiedad de tener coeficiente de fricción nulo, como descubre cualquier novato que pisa con decisión el potingue y acaba entablando conocimiento íntimo con el suelo. Así que, oye, ¿por qué no sacarle partido? Unos miniesquíes estilosos con diseños monos, todo el ropaje adecuado en colores surtidos, accesorios para proteger el esqueleto, farolitos para que se te vea, ¡y listos! O eres un árbol de Navidad con ruedas o eres un intrépido leafskier.
Además hacen mucha falta, los esquíes. Si no los tienes, la única manera de ambular por tal superficie es de aquesta manera:

No-paso 1: detente justo al borde de la zona peligrosa, los pies plantados en el suelo con firmeza. Equilíbrate. Respira hondo.
Paso 2: levanta un pie (uno de los dos vale; los dos a la vez, no) y colócalo con cuidado sobre el puré, manteniendo la mayor parte de tu peso sobre la pierna que tiene el pie que todavía está en zona segura. Apoya toda la planta de una vez, o te darás un trastazo. Respira hondo otra vez.
Paso 3: avanza. Tú puedes. Eres una brizna de viento llevada por la hierba, digo, al revés. No te quedes demasiado tiempo con una pierna en el aire, porque el equilibrio es valor efímero que se pierde rápido en esta situación, y además pareces tonto.
Paso 4: apoya el pie volador un poco por delante del otro, plano, no se te olvide, y recupera el equilibrio aleteando locamente con los brazos, que siempre queda bien.
Paso 5 y siguientes: repite el proceso, con interesantes variaciones en los grados de aleteo, para darle emoción a la cosa.

Este proceso, aprobado por la FDA, la CAC, la UN y la FIFA, da al ejecutante, o la ejecutante en mi caso, un tipo de estampa que puede ser descrita de dos maneras: o bien una parece serena estudiante de Kung Fu pasando el test de andar sobre el papel de arroz cual pequeña saltamontes, o bien una parece una cigüeñuela majara. Se admiten apuestas.

13.11.01

Weltschmerz

Hoy he aprendido una nueva palabra: weltschmerz. Se usa para describir ese estado de ánimo que te atrapa a veces cuando miras a tu alrededor, ves el mundo, lo comparas con lo que podría ser, y dicho mundo se te cae encima. Pasa, por ejemplo, cada vez que enciendes la tele en España, o cuando lees los folletos de los fundamentalistas cristianos de aquí (cada vez más numerosos y vociferantes), o cuando lees los titulares del periódico últimamente. Aunque no me encuentro actualmente en estado de weltschmerz, me ha gustado la palabreja y me la guardo para cuando tenga tos.
Ah, ¿que qué quiere decir? Los alemanes son muy ahorrativos con los espacios, ya se sabe. Significa "mundo-dolor". Es decir: la usas cuando te duele el mundo.

12.11.01

Silencio

La falta de actualizaciones de este fin de semana se debe a que lo he pasado en Portland asistiendo a la OryCon, una convención menor pero aun así jugosita de fantasía y ciencia ficción. No muchos "famosos", aparte de Melanie Rawn, Larry Niven y Ru Emerson. Todo lleno de los dragoncitos exageradamente monos y adorables de Real Musgrave, y un alto nivel de frikismo con presencia incluída de ejemplares de fauna reptiliana sobre los cuerpos de varios participantes. Y una cacatúa sobre el hombro de lo que podría definirse como otra cacatúa. Pero me lo pasé muy bien.

8.11.01

El limón

Se acerca el Veteran´s Day. Es un día importante aquí, en el que todo el mundo se toma muy en serio lo de honrar a los caídos por la patria. Bueno, todo el mundo no; la gran mayoría de los USA sencillamente se lo toma como un festivo y se aprovecha de que todas las cadenas de grandes almacenes ofrecen jugosas rebajas ese día. Pero aparte, sí que se toma en serio. Hoy mismo, sin ir más lejos, en las escaleras del Memorial Union, que ya debe ser familiar para mis diecisiete lectores, había un toldito y, bajo él, dos militarles en uniforme de gala, chico y chica, en silenciosa vigilia. Él tenía una posición de descanso mucho más descansada que ella, la pobre, que intentaba mantener inmovilidad marcial con zapatos de tacón de cuatro centímetros. Detrás de ellos había una mesita cubierta por albo mantel, y sobre él, cosas esperadas y cosas inesperadas.
Las cosas esperadas, teniendo en cuenta que la cosa iba de vigilia por los caídos en las guerras varias que los USA llevan a cuestas, eran una vela y una flor. Hasta ahí vamos bien. Lo que yo no esperaba era un plato con un gajito de limón y una sustancia cristalina, como sal o azúcar. ¿Será, me pregunté, para asistir a los sufridos vigilantes en su vigilia, para que no desmayen merced a la ayuda de un poco de glucosa y vitamina C? De ser así, el limón no había sido usado, ¡qué resistencia la de estos bravos muchachos (y muchachas)!
Para atajar y ahorraros muchas y muy tontas reflexiones, me acerqué a la sufrida soldado de los tacones altos y le pregunté la razón de la presencia del cítrico y la sustancia pulverulenta en el platito. Y me dio la única respuesta que, de verdad, no se me hubiera ocurrido ni en un mes de días lunes.
Son símbolos, queridos y queridas. El platito contiene limón y sal, que simbolizan el amargo destino de los prisioneros de la guerra de Corea. Chúpate esa (rodaja de limón). Una pensaría más bien en tequila que en otra cosa, pero en fin, ¿quién soy yo para cuestionar los símbolos que elige el Ejército de los Estados Unidos para recordar a sus muertos? ¿Eh? Pues eso.
Un saludito a los chicos de Carnivore que me estarán mirando. Paz y buen rollito y eso, ejem...
"A otros les da por morder picaportes..."

Ya sé que esta entrada sólo va a tener sentido para los que tengan alguna idea de lo que hago, pero como es mi Blogger, pos lo pongo porque me apetece, hale.
Hace un rato he bajado a la cámara de cultivo a ver cierta bandeja llena de macetas con plantas. Aproximadamente la cuarta parte está hecha un desastre: están amarillentas, débiles, casi sin sacar hojas, y han alcanzado menos de la mitad de la altura que les corresponde por su edad. Lo cual significa....

¡Yupiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii! ¡Creo que tengo un fenotipo para la mutacióooooooooooooon!

Obsérvese el modificador "creo" (en el sentido de "me parece", de "podría ser", y no de "tengo fe", ojo), porque no quiero echar las campanas al vuelo demasiado pronto. Pero si se confirma, esas plantas pochas y enfermizas pueden ser un dato muy interesante en el campo en que me muevo.

Hoy ha sido un buen día en el laboratorio, pa variar. Creo que voy a celebrarlo releyendo algún tebeo de entre mis favoritos.

6.11.01

Variaciones sobre el tema del clima

El caso es que el día ha empezado de una manera y ha seguido de otra muy diferente. Esta mañana, al ir hacia el laboratorio, la luz era metálica, como de latón, cubriéndolo todo con una pátina nacarada muy curiosa. Y cuando me he vuelto a asomar por la ventana, a mediodía, la luz había virado a un tono dorado muy limpio, muy directo, que parecía atravesar los objetos, dando al campus una nitidez imposible de diapositiva contra el cielo azul Prusia del otoño. Estaba todo muy bonito, para qué nos vamos a engañar.

Diría más cosas, pero la centrífuga ha terminado y me toca volver al curro.

5.11.01

Problemas con los comentarios

Me han llegado noticias de que la función del Blogger de enviar comentarios, un programita muy majo llamado BlogBack, no funciona. Al parecer el motivo es que tengo que instalar la nueva versión. Bien, ya lo he hecho, y parece que sí que va. Pero si alguien tiene problemas para enviar comentarios, por favor que me avise (lo de "Dime algo" ahí a la izquierda no está de adorno, es para enviarme correo) y veré de arreglarlo. Que los comentarios es de lo mejorcito que tiene esto de escribir un Blogger.
Un poco de publicidad

A la vez para servidora y para aquellos a los que también les gusta Neil Gaiman. La web de Hispacomic publicó en Septiembre un artículo mío reseñando la visita de Gaiman a Portland. Los interesados pueden leerlo (y votar) aquí.

Aviso a los despistados: el de la foto es Neil Gaiman.
El Washington Post

Mi jefe, que es un sol (increíble, ¿verdad?) me ha pasado esta mañana un especial del Washington Post íntegramente dedicado a España. Jo, qué subida de moral: quedamos de lo más molón y fardón a los ojos USeros, os lo juro. Pechiocho. Y haciendo un poco de patria, sale una foto espectacular de la espectacular Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. Parece de una peli.
Todavía no he leído mucho de lo que dicen, claro, pero teniendo en cuenta la tirada del Washington Post y lo que en él se dice, ahora mismo muchos estadounidenses deben estar con los ojos como platos.

4.11.01

El caballo de Toro Sentado

Dicen que cuando Toro Sentado fue asesinado, su caballo bailó la Danza de los Espíritus.
Es cierto que su caballo bailó, pero la realidad es a la vez más curiosa y más triste. Aquí hay, creo, una historia que contar.
Vaticinio

Sin contar cuervos, ni urracas, ni nada, y sin mirar a bolas de cristal (léase el tercer libro de Harry Potter para un excelente ejemplo de escepticismo en la persona de la fabulosa Hermione Granger), predigo que los días 18 y 19 de Noviembre de este año vamos a tener las leónidas más espectaculares de los últimos 35 años. Y se verán mejor aquí en los USA, ¡yupi! Ya voy a ir preparando la ropita abrigada y voy a ir a verlas.

Según el pico de actividad previsto, esto va a ser una fiesta con todas las de la ley. Ni que Gandalf hubiera intevenido en el asunto, vaya...

Gracias a rvr por la noticia, la predicción, y los enlaces.
Mundos, pañuelos... ya se sabe

Lo que son las cosas. Estaba yo buscando sitios de internet de Counting Crows para poner el enlace de dos entradas atrás, y he aquí que encuentro uno y pongo el enlace antes de que acabe de cargar la página. Y ahora voy y miro la página y veo la portada de su disco This Desert Life, y resulta que la portada es la misma que hizo Dave McKean para un cuento para niños de Neil Gaiman, The day I swapped my Dad for two goldfish (El día que cambié a mi papá por dos peces de colores). Teniendo en cuenta que Neil Gaiman es muy amigo de Terry Pratchett (escribieron juntos un libro estupendo llamado Buenos Presagios), y que yo me puse a buscar cosas de Counting Crows inspirada por uno de los libros de Terry Pratchett, la cosa tiene su gracia recursiva y circular.
Musicando

Tras atenta audición de los cassettes que recibí hace poco, he llegado a varias conclusiones provisionales: Lutoslowsky no me acaba mucho, o quizá es que un grupo de cuerda acumulando disonancias no llega a ser lo mío. Ligeti tiene cosas que me encantan, y su Poema Sinfónico para 100 Metrónomos ha sido un éxito de público y crítica en el Daurmith's Auditorium de Corvallis. Más que nada porque es curiosísimo escuchar cómo las regularidades aparecen y desaparecen de entre el océano de ruido blanco que crean todos los aparatitos. Debe haber, sin duda, una profunda lección sobre el caos y las últimas teorías de física en ello, pero ahora mismo no me apetece ponerme a pensar. Me conformo con divertirme escuchando los ritmos, y apunto esta pieza en mi lista de "Elementos audibles curiosos", hale.

Ahora lo que necesito es cosa de una horita de escuchar cosas totalmente armónicas y ortodoxas. Preferiblemente leyendo algo nada subversivo. O mejor aún, un tebeo. Astérix o algo así. Eso.
De Bloggers y córvidos

El caso es que esto del Blogger es un poco como cocinar: es posible hacerlo todos los días, pero hay que estar en el estado de ánimo apropiado para que salga lo mejor posible. No es que sea realmente el caso por aquí, pero en fin... Además, me he quedado sin excusas por la falta de actualizaciones. Que se debe, paradójicamente, a demasiadas ideas. La culpa es de Gould y su "La falsa medida del hombre". Bueno, y de Terry Pratchett y sus libros trufaditos de referencias, bromas, dobles sentidos, y pistas a otras cosas (es que me dio por releer Wyrd Sisters y ahora tengo a Shakespeare todo el rato susurrando frasecillas citables en el cerebro). Y las rimas de urracas.

Lo de las rimas de urracas es, de hecho, curioso. La cosa viene de muy, muy, muy antiguo, de lo que en inglés se llama Magpie Augry, o sea, Adivinar el Futuro Según Cuántas Urracas Veas, lo que supongo que podría llamarse ornitomancia o, si nos ponemos detallistas, picomancia. En inglés, esto dio lugar a versitos en los que se detallaba lo que significaba el número de urracas que vieras. Hay bastantes versiones, pero en general, una urraca significa alegría. Dos, pena. Tres, una boda (o un chico), cuatro, un nacimiento (o una chica), cinco, plata (o riquezas, o risa), seis, oro (o pobreza, o llanto), siete para un secreto que no puede ser contado (o una bruja, o enfermedad), ocho es el cielo (o un deseo, o una muerte), nueve el infierno (o un beso), y diez, felicidad (o el Diablo).

En América, con eso de que todo tiene que ser más grande, las rimas de urracas se adaptaron para cuervos. Y de ahí tomó el nombre el grupo Counting Crows. Lo que se aprendeeeee...